domingo, 4 de enero de 2009

Trauma Psicologico en Trabajos de Riesgo.

Quiero contarles acerca de Pablo.

Empecemos unos años atrás, Pablo tiene 32 años esta casado con Silvia, tienen un hijo de 5 años, y un maxikiosco a unas cuadras de su casa en Liniers, es querido por sus vecinos porque siempre es amable y tiene una sonrisa para la gente, aunque vengan de mal humor. Su día de trabajo era largo, trabajaba muchas horas, 14. Por suerte contaba con un muchacho que hacia algunas changas ayudándolo y eso le permitía ir buscar a su hijo a la escuela. Su esposa trabajaba como enfermera y cuando terminaba su turno, pasaba a tomar mate con él. Terminaba el día muy cansando y el kiosco le dejaba lo suficiente para vivir pero nada más.

Durante el año 2001, con la crisis económica del país tuvo que cerrar su pequeño negocio. Se manejaron un tiempo con algunos ahorros y el sueldo de la esposa.

Como se llevaba bien con la gente y lo apreciaban enseguida el distribuidor de cigarrillos de al zona le contó que estaban buscando chóferes para la distribución

- “Si tenés carnet profesional yo hablo con mi jefe”.

Así que enseguida volvió al ruedo, su jornada era mas corta, tenia un sueldo, y ganaba mejor que con el kiosco en los últimos tiempos.

- “Viste Silvia parece que las cosas no salieron tan mal”, festejaron y en poco tiempo Silvia quedo embarazada de su segundo hijo.

Ha esta altura se preguntaran que ¿que tiene que ver esto con stress postraumático?

Ahora Pablo tiene 40 años, lleva 7 años en la tabacalera distribuyendo cigarrillos, este año ya lo asaltaron 8 veces, todas a mano armada.

Los primeros asaltos se asustaba le daban un par de días de descanso y volvía al trabajo, No se cuestionaba si tenia que cambiar de trabajo.

- “son cosas de la vida… a todos nos asaltan en este trabajo.”

Explicaba, “Es fácil revender la los cigarrillos por eso nos asaltan tanto”.

Después se sentía aparentemente acostumbrado y lo contaba a los amigos de futbol como anécdotas, -¿y Pablito, hoy que nos vas a contar?

Pero los dos últimos saltos comenzaron afectarlo más.

Hace 2 meses un asaltante le dijo cuando pasas por acá y me ves, te dejas asaltar no te me escapas como la semana pasada porque que si no te vas a comer uno de acá! poniéndole un revolver 38 largo en la boca.

Desde entonces duerme mal, tiene pesadillas recordando todos los asaltos, le parece que lo siguen en la calle para asaltarlo, le da miedo que su hijo salga con los amigos, le dan ganas de llorar sin que haya pasado nada nuevo, en la casa esta sobresaltado, si hacen ruidos se irrita y le grita al familia, no quiere ir mas a jugar al futbol,

Del trabajo ni hablar, lo mandaron a consultar a un especialista porque no puede ni acercarse al camión de reparto, el lunes siente que le falta el aire, le dan palpitaciones se le ponen las piernas duras... el dice - quiero trabajar… necesito el sueldo… ahora se pregunta ¿como puede ser… si a los otros no les afecta? Pero… si me paso otras veces y a mi no me afectaba ¿porque tenía que ponerme tan mal?

Pablo lleva un tiempo sin trabajar y se esta recuperando, tiene lo que los médicos llamamos síndrome de stress postraumático.

Esta haciendo un tratamiento psicológico especializado para estrés postraumático llamado EMDR. Y esta tomando medicación para superar este problema rápidamente y sin secuelas. Pero nunca se va olvidar completamente ni volverá a ser la misma persona confiada de antes. Lo ayudara mucho no volver a un trabajo que lo exponga a sentir que su vida pende de un hilo.

Como su médico psiquiatra me quedan algunas preguntas y reflexiones que quiero compartir con Uds.

¿Vale la pena exponerse así, para tener un trabajo? ¿Hay alguna remuneración que pague el daño mental que esto produce?

Exponer la vida forma parte indivisible de ser soldado, o ser policía, pero esas instituciones esta resguardadas en un espíritu de cuerpo, y en el sentido vocacional de la persona que ingresa y cree que es su misión proteger a los demás o defender al país.

A pesar de todo parte de las secuelas de una guerra es que una proporción de combatientes vuelve de ella con stress postraumático.

¿Los empleadores pueden hacer más por proteger a sus empleados?

Y un consejo final si le pasa algo parecido , si es maquinista de tren y cada tanto tiene que ver como el tren que maneja atropella a una persona, si ya lo asaltaron 8 veces en su trabajo… no trate de acostumbrase.. No espere sentirse mal… piense un rato… ¿vale la pena?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada